miércoles, 8 de agosto de 2018

LA EDUCACIÓN PÚBLICA, OBJETIVO A DESTRUIR PARA HACER NEGOCIOS CON ELLA



El 4 de Agosto en MDZ Política aparece una nota sin responsable con el epígrafe: “Se dice que”, y encabezada por este título:

Insólita amenaza: "Van a juntar Matemática con Artes Visuales"
Uno ya sabe cómo se usan los titulares en los medios, y el MDZ es un excelente ejemplo de esto: como está claro que mucha gente no lee mucho más que los títulos, se ponen en ellos frases sensacionalistas, aunque cuando leamos el texto completo comprobaremos muchas veces que no reflejan el verdadero sentido de lo escrito e inclusive que no son verdaderas en muchos sentidos, pero es inevitable la sensación de bronca cuando lo leído lleva un tema importante a un nivel de notero de Crónica.

El tema de esta nota son los conflictos gremiales en la UNCuyo que generan pérdida de clases de los alumnos de todos sus niveles, aunque el mayor impacto se está dando en los Colegios secundarios por la masiva adhesión al paro.

¿Cuál es el planteo sesgado, con total intencionalidad política, del MDZ?

He seleccionado unos párrafos:

Divide y reinarás (en el cementerio educativo).  Lo que ocurre en los colegios de la UNCuyo no tiene fin. Los activistas sindicales saben que encuentran un rectorado permeable a sus reclamos y que no adhiere a los conceptos del Ítem Aula de la provincia. Así, saben que con condenar a esos establecimientos a perder más días de clases no solo generan revuelo, sino que dividen al radicalismo. El de Alfredo Cornejo y Jaime Correas, por un lado, Julio Cobos y Daniel Pizzi, por el otro. Recientemente reelecto en el cargo, el rector de la UNCuyo necesitó acordar con muchos sectores y en la Universidad esos favores se cumplen.”
Rifando el prestigio. Los colegios de la UNCuyo, a fuerza de años de trabajo de toda la comunidad educativa se ganaron un prestigio educativo que los hace "deseables" por todos, aunque también es cierto que han logrado constituir una élite que impide que gente que no pertenezca a su círculo ingrese, en forma contradictoria con el principio de la Reforma Universitaria que todos enarbolan aun 100 años después de los hechos. Pero si no consiguen siquiera que se den clases en la cantidad de días mínimos que establece el calendario escolar, ponen en subasta al mejor postor toda esa historia. No podrá recuperarse tan pronto. Inclusive, si la oposición ganara la conducción de la Universidad o del país. ¿Quién desearía el atraso, el caos, el embrutecimiento y la condena a tener que discutir una agenda gremial extrema en lugar de los temas inherentes a cada curso del ciclo lectivo?”

Es totalmente legítima la preocupación por los días de clase perdidos. Lo viví personalmente con las huelgas en época de Alfonsín, cuando era delegado gremial del CUC. Lamentablemente, la mayoría de las veces son la única arma de lucha contra las muchas injusticias que se cometen contra los docentes. Esto es mucho peor hoy con un Gobierno democrático solo en las formas, pero que va en contra de los intereses de la Sociedad, tratando de echar abajo conquistas gremiales fruto de luchas y de acuerdos anteriores.

Ahora bien, recostarse sobre este tema tan complejo y duro para destacar los pseudo logros educativos de Cornejo, tal vez la peor gestión de la DG de Escuelas que haya conocido, y marcar diferencias internas de la UCR que no me constan en el sentido que lo plantean, es falso y tendencioso, por alguna razón que sabrá el MDZ.

No defiendo a Daniel Pizzi, con el que tengo muchas diferencias en su gestión, pero esta nota es descalificante con él y con toda la Universidad (“…y en la Universidad esos favores se cumplen.”) Hay otras frases descalificadoras para la UNCuyo, aludiendo a su elitismo, vieja acusación popular que conozco en carne propia como egresado del CUC.

Pareciera que finalmente que la explicación del sentido de la nota, bastante confusa por lo demás, tiene que ver con el título, que sale de unos de sus párrafos: “Así, algunos jóvenes sostienen que les han dicho que es "fundamental" que tomen los colegios "porque si no en 2030 van a unir Matemática y Artes Visuales", entre otros dislates.” Esto hace referencia a La Secundaria Federal 2030, política aprobada en el marco de la 84° edición del Consejo Federal de Educación, encuentro que reúne a los ministros de Educación de todo el país. El Gobierno escolar de Cornejo ha adherido fervorosamente a esta propuesta. Hay consenso entre muchos docentes que entienden de políticas educativas que ella tiene la intención final de cumplir con el viejo proyecto del menemismo de desregular la Educación y de sacarla de su condición indiscutible de servicio social para llevarla al de negocio, como es en Chile, o en muchos otros países, siguiendo el modelo neoliberal.

Argentina fue un país que se desarrolló con un modelo de Educación pública que la diferenció de toda América latina, es más, fue una referencia admirada por muchos. Es cierto que hay problemas, aunque no es el momento para desarrollarlos, pero el modelo es válido y necesario para construir el país equitativo y completivo que necesitamos los argentinos y América latina. Pero no son los problemas que salen de las pruebas PISA, propuestas por la OCDE, en ese modelo de Educación para los que tienen dinero, como los dirigentes que llegaron al Gobierno con el macrismo.

Estudié en una Escuela pública de la UNCuyo, como mis hijos, y aprendí lo que necesitaba para vivir y para trabajar con actitud colaborativa y con conciencia de mis obligaciones sociales.

Nos quieren vender gato por liebre: descalifican a la Escuela pública para que pensemos que la otra es mejor solución: NO ES ASÍ, NO PERMITAMOS QUE LA DESTRUYAN.

domingo, 5 de agosto de 2018

LA MATRIX MACRISTA AL PALO


Desde hace un tiempo, el Diario Los Andes tiene los sábados una columna llamada El lado B de la historia, escrita por Luciana Sabina – Historiadora, aunque creo que solo es estudiante de Historia. De todos modos,  ese no es el problema, obviamente, sino los análisis histórico-políticos que realiza. Desde la primera vez que la leí, me llamó la atención cómo bajo una intención de aparecer como una neo Reformista que descubre la verdad oculta de la Historia, se esconde una búsqueda de mostrar aspectos negativos fundamentalmente del Peronismo. Está claro que no voy a esperar objetividad histórica de Los Andes – Clarín, pero me pareció que se notaba demasiado el sesgo, y que no debería ser así en el Diario más importante de Mendoza.

A veces veo Animales Sueltos de Fantino –ahora voy hacia América, otro Grupo de multimedios-, sobre todo cuando está Jorge Asís, porque es interesante conocer la información que le dan los Servicios de inteligencia. Por supuesto, está claro que hace su juego, y, si uno recuerda su historia política, no confiaría en nada en él, pero es inteligente, y entre todo lo que dice, mete anuncios válidos y algún chisme interesante.

Fantino se hace el ingenuo y le deja pies para que largue “bombas”, o algo semejante. La semana pasada fue sobre el tema, claro, de “los cuadernos de la corrupción”, el mega carpetazo contra el kirchnerismo.

De ningún modo entro en el análisis de cuánto hay de verdad en los cuadernos y todo lo que aparece en los medios al respecto, porque ya se está escribiendo mucho sobre esto. De última, los que creen en la Matrix macrista, no van a aceptar nada en contra de esta, y van a seguir leyendo y reproduciendo lo que producen los “trolls” que siguen trabajando pagados por el Estado, o sea, nosotros; en cambio, los anti macristas descalifican abundantemente toda la operación. Desconozco la proporción de verdad y mentira que existe en ella, como la mayoría de los argentinos, pero no dudo de que es un carpetazo muy importante, lo que me preocupa porque es una medida de la crisis económica en que estamos. Es, como en el póquer, estar jugado y sin fichas.

Los rodeos iniciales tienen su justificación: el otro día Asís dijo que todos sabían que Kirchner recaudaba para la política, en referencia al dinero que habría recibido de la “Patria constructora “. Este es un axioma básico de la política, porque sin plata es muy difícil lograr y/o mantener el poder, sobre todo a partir del pragmatismo de los ’90. Recordemos el “Robo para la Corona” de la época de Menem, como ejemplo, pero comprendamos que esa frase, que tiene que ver con los corsarios, es una marquesina de la relación de la política, o sea el poder, con el dinero. Me extrañó una acusación tan directa contra Néstor, porque más de una vez lo ha alabado como Presidente, pero no le di mayor importancia.

Ayer, sábado 4 de agosto, esta “historiadora”, Luciana Sabina, publicó una nota titulada El eterno relato argentino, sobre Martín Miguel de Güemes. Para mostrar con claridad el tenor de la nota, cito un párrafo: “José María Paz conoció a Güemes aproximadamente en 1815 y desnudó su capacidad para arrastrar a las masas imitándolos. Buscando identificarse con sus seguidores, la ropa del caudillo era similar a la del gaucho. Llamativamente sólo lo era en cuanto a la forma, los materiales distaban mucho de ser humildes. Por ejemplo llevaba cordones de oro o plata y tenía una nutrida colección de trajes. Para completar el cuadro de modo convincente, y de un modo muy similar al de Rosas, convencía al pueblo llano con un discurso antioligárquico, estrato social al que él mismo pertenecía.”
La figura de Güemes es de tal  relevancia en la historia de las luchas libertadoras, que este análisis barato destinado a mostrar la falsedad de su fama, resultaría llamativo si no fuera por el párrafo final: “En las últimas horas salió a la luz un acto de corrupción de niveles astronómicos, poniendo en la mira a Cristina Fernández de Kirchner. La ex presidente supo ganarse el apoyo y militancia de muchísimas personas humildes convenciéndolas de ser prácticamente una "descamisada" que luchaba contra la oligarquía…   ¿será que la historia otra vez se repite?”

Es evidente que este era el objetivo de la nota, y Güemes, una excusa para hacerlo más valedero. Me puse a pensar, y aunque soy bastante reacio a hacer planteos conspirativos, es obvio que lo de Asís y Sabina forman parte de la operación, junto con todo lo que vemos y oímos hasta el hartazgo.
Creo que vale el análisis para mostrar la dimensión de la operación anti kirchnerismo, o sea el Peronismo no perdonable (Asís, justamente, habla del Peronismo perdonable como una broma irónica). El Plan económico fracasó, y no tiene retorno; Cristina, sin hacer nada, solo aprovechando las torpezas del Gobierno en la gestión, crece en las encuestas, tanto como decrecen Macri y la misma Eugenia Vidal. Entonces han echado toda la carne al asador, antes de que pase algo peor (cada semana aparece una mala noticia, como la de los Directores de Buenos Aires, que no van a abrir las Escuelas por los problemas de infraestructura, después de la muerte de Vicedirectora y el celador).

Como siempre, no escribo para que lo  lean los Peronistas, porque, en general, no necesitan nada para rechazar al macrismo, lo hago para la gente común, para esa clase media urbana que se aferra a defender a Macri, sobre todo por un fervoroso anti peronismo. No pretendo que dejen de serlo, solo que rechacen la “Matrix” y vean la terrible realidad en que estamos viviendo. Es necesario, hay que buscar una mejor alternativa para el 2019, para que tengamos una oportunidad de un mejor futuro para Argentina.

sábado, 21 de julio de 2018

¿ALGUNA VEZ PODREMOS SABER LO QUE REALMENTE PASA EN EL PAÍS?



El otro día leía un posteo que decía que Navarro y el Destape eran a Macri lo que Lanata y el PPT fueron a Cristina. Agrego que hay una diferencia: Lanata fue también contra el kirchnerismo y, sobre todo, contra el peronismo, mucho bajo el subterfugio del anti populismo.

Esa expresión me quedó dando vueltas en la cabeza, no solo en su sentido literal, sino en la comprensión de una consecuencia, que no descubro ahora, pero que me surge con una fuerza nueva: la dificultad enorme que tenemos los ciudadanos argentinos para enterarnos de lo que realmente pasa en nuestro país.

Fui muy crítico de Lanata, de su programa y de muchas cosas que hizo –y sigue haciendo-; para mí, es un sicario de Clarín que armó una estrategia brillante para sacar a Cristina del Gobierno. Debo reconocer que fue muy eficiente, que logró que un importante sector de nuestra clase media urbana lo deificara como la persona que había develado la oscura trama de corrupción kirchnerista. Consiguió que este sector –básicamente anti peronista- odiara a Cristina y a varios otros (en una impronta duranbarbeana) y votara a lo que parecía su antítesis: Cambiemos. Como ya lo he citado antes, Durán Barba, basándose en conceptos que los publicistas conocen (y aplican) muy bien, apunta a que nuestro antiguo cerebro reptiliano conciba al rival político como algo malo y perverso y lo rechace en cualquier circunstancia. Es más, después de ganadas las elecciones se continuó con la estrategia, ahora con la ventaja que da el ser Gobierno. Se usaron medios amigos –y pagos-, y las redes sociales, a las que dedican especial, y no barato, interés y en las que trabajan importantes equipos de trolls, cosa que se ha investigado y demostrado sin ninguna duda. De todos modos, el sector que menciono no cambia por esta noticia. Pareciera que están cooptados para siempre, y ni siquiera se modifica esto por los evidentes perjuicios que a muchos de ellos ocasiona la política económica macrista.

Sin embargo, no son ellos los que me preocupan porque, de cualquier manera, tienen posición tomada, sin mayores intenciones de modificarla. Pienso en los millones de argentinos que necesitan –no siempre con clara conciencia- saber qué cosas pasan en Argentina, quién tiene proyectos políticos positivos para el país, qué cosa han hecho (buenas y malas, honestas y corruptas, o lo que sea).
No podría decir nada sobre si lo de Navarro es como lo de Lanata, con verdades y mentiras a medias, con investigaciones truchas, con un claro sesgo que es incompatible con la información objetiva, que se supone que es lo que debiera proporcionar el periodismo y los medios de comunicación. Sin embargo, su claro embanderamiento tampoco me permite suponer que todo lo que dice y muestra sea verdadero. De hecho, así como a Lanata lo miraban y escuchaban los anti kirchneristas, a Navarro lo hacen los anti macristas. Esto no está mal, en la medida que dejen en claro su posición. Me consta que varias de las denuncias que hace Navarro en El Destape son verdad, pero difícilmente pueda mencionarlo como fuente objetiva de noticias.

La mayoría de los medios pertenecen a multimedios corporativos con variedad de intereses económicos y políticos, y tampoco aseguran objetividad en el tratamiento de la noticia. Hay variados ejemplos de noticias sesgadas, ignoradas o tergiversadas en función de defender esos intereses.

Tal vez, si uno usa las redes y los medios digitales, además de los medios convencionales, con experticia y dedicación, puede extrapolar mayores verdades, pero eso no es accesible para la mayoría de la gente, aunque es una posibilidad.

¿Esto sucede solo en Argentina? No, es un fenómeno mundial, con distintos matices y grados. Cuando visité México, oí hablar de la “democracia de las pantallas” para nombrar la estrategia que llevó al impresentable de Peña Nieto a la Presidencia, en la que Televisa tuvo un papel relevante.

¿Es nuevo? Tampoco, leí alguna vez que cuando una imprenta tuvo dueño se acabó la posibilidad de objetividad en la información. Lo que sí es nuevo, entendiendo un proceso que comenzó con la globalización de las comunicaciones, es el enorme poder que éstas alcanzaron en todos los sentidos, hasta producir un mundo que nada tiene que ver con el pasado y que sigue cambiando a velocidad impensable.

De todos modos, lo que me importa ahora es Argentina porque vivo aquí, con mi familia, mis amigos, y casi todo lo que quiero. Se criticó el relato de Cristina, y hoy es mucho peor, porque no es un relato explícito que uno puede discutir o aceptar. Es mucho más complejo, y lo tejen los medios y redes que menciono arriba, y esto hace mucho más difícil conocer la verdad. Hay una “Matrix”, como la de la película, un mundo que no es verdad, pero que para muchos es la verdadera realidad.

Empecemos por entender esto, sigamos por desarrollar una fuerte vocación por conocer la verdad y defenderla, pidamos a los responsables públicos respuestas concretas para la solución de los problemas que nos interesan: justicia, equidad, sustentabilidad ambiental, distribución de los recursos entre todos los habitantes del mundo, salud pública, y toda la larga lista de temas claves para la sociedad de hoy y del futuro.

Es el comienzo, es una decisión personal, y no admite excusas. No miren para otro lado, no hay otro lado.

domingo, 10 de junio de 2018

LAS ELECCIONES EN LA UNCUYO

Quiero, como alguien que trabajó en esta Universidad durante cuarenta y cuatro años, escribir algunos comentarios después de las elecciones que consagraron la reelección del Ing. Pizzi. Voy a utilizar una cita de la entrevista que dio a Los Andes, excesivamente complaciente y elogiosa, para mi gusto.

"-¿Qué lectura hace de aquellos votantes que no optaron por ninguna de las tres fórmulas?
-La verdad es que nos sorprendió. Nosotros habíamos hecho algunas simulaciones pero al voto en blanco no lo esperábamos, no lo teníamos en cuenta en la Universidad. Hay una explicación: no sé si aplica al 100% de los casos, pero notamos un malestar importante en la comunidad que tiene que ver con el atraso del cierre de la paritaria del personal docente. Creo que hace mucho que no ocurre, pero vamos a llegar a julio y todavía no hay solución. Se trata de un tema que venimos peleando con la Nación."
En el 2014, cuando yo era Coordinador del Área de Vinculación que dependía de la Secretaría de Desarrollo Institucional, justamente a cargo del Ing. Pizzi, con quien trabajé durante las dos gestiones del Ing. Somoza, la situación de la Paritaria nacional del Personal docente también fue problemática, pero la reacción de los docentes fue diferente, y perdimos la elección.
¿Cuáles fueron las diferencias, a mi criterio?
Falta de difusión de la situación paritaria
En realidad, el contexto nacional, si bien había problemas económicos, es claramente peor en la actualidad, con reducciones presupuestarias y claros ataques a la autonomía universitaria, pero cayó dentro del blindaje mediático del macrismo. Si no recuerdo mal, entonces hubo planteos en las mismas reuniones del Consejo Superior. Como lo reconoce Pizzi, esta fue la causa de una importante cantidad de votos en blanco, pero no cambió la tendencia de la votación.
La actitud de muchos Profesores de las Unidades Académicas "duras"
En la misma nota aparece la cantidad de votos de los Profesores que le dieron la victoria a Pizzi. Es necesario aclarar que, si bien la elección es por voto directo, es un voto ponderado, porque los Docentes son los que determinan, de última, al triunfador. ¿Qué Facultades lo votaron? Fueron las Ingenierías, Derecho, Odontología, sobre todo. Son aquellas en que los Docentes son, en buena parte, profesionales con actividad independiente. Por lo tanto, la importancia que les dan a las elecciones, y a la vida institucional, es relativa. Esto tiene mayor importancia cuando, como en esta elección,  en la mayoría de las Unidades Académicas las autoridades iban por su reelección. De sí, nuestros análisis pre electorales estimaban como muy difícil que la Prof. Adriana García pudiera romper esta inercia.
La "pesada" herencia
Con este adjetivo quiero hacer referencia a las consecuencias de la estrategia electoral del macrismo que tiene por fin que la gente odie al adversario político, en este caso, al kirchnerismo, y, más ampliamente, al Peronismo. Cuando en los medios, tal vez no casualmente, se mencionaba a la Profesora García como candidata del Peronismo, activaba esos reflejos sin mayor análisis. De hecho, ella no tiene militancia peronista, y, si bien varios peronistas acompañaron su candidatura (me incluyo), no era real que fuera la candidata propia. Agreguemos que en la UNCuyo el Peronismo no predomina, diría que es probable que haya más simpatías por el Radicalismo y por posiciones conservadoras. Por eso, aunque muchos docentes estuvieran descontentos por las políticas del macrismo, o votaron en blanco, o siguieron apoyando a Pizzi, inclusive en contra de sus intereses.
¿Es un triunfo total el de Pizzi?
Si bien la Profesora García perdió la elección, Convocatoria Universitaria va a tener una participación interesante en el Consejo Superior y en los Consejos Directivos de las Facultades; esto puede traer una renovación de estos estamentos, y avanzar en la consideración y discusión de aspectos sustantivos de la Universidad. Es llamativo que, en esta gestión que concluye aunque ha habido situaciones problemáticas, que hubieran requerido tratamiento de esos órganos, no lo ha habido.
Tengo la impresión de que esta elección ha permitido la incorporación de personas con criterios independientes, con poco compromiso con el establishment, si se lo puede llamar así, y con trayectoria propia, de mucho valor.
Espero que se abran instancias institucionales renovadoras. No pareciera que estamos en etapas fáciles para la Universidad pública, con un Gobierno nacional que no la valora, como tampoco cree en que haya que invertir en ella, como el camino que es para la movilidad social. Fue mi caso, producto total de la Educación pública, primer Universitario de mi familia, mal que le pese a la Gobernadora de Buenos Aires.
Necesitamos una Universidad grande,  democrática, comprometida con los destinos de toda la Sociedad, abierta a la Vinculación tanto como a la Docencia y a la Investigación.
Creo que esta sangre nueva puede permitir avanzar en ese sentido.
Así sea.

martes, 24 de abril de 2018

ALIANZA UCR-PRO: ROMPER EL PACTO CON UN PARTIDO NEOLIBERAL

La siguiente nota fue publicada en el Diario Los Andes el 23/04/2018. La publico porque me parece, desde la visión de alguien que ha militado en política desde hace más cincuenta años, que es un planteo válido. Soy peronista, y la Argentina necesita a esta UCR que reclama Armagnague, por el que, por lo demás, no tengo mayor simpatía. La imagen es la de la nota.
´

Por Juan Fernando Armagnague - Convencional nacional UCR
Actualmente gobierna a nuestro país un cenáculo de dirigentes del Pro. Por tanto, no gobierna la coalición Cambiemos, ni menos los partidos que la integran, como la UCR o la Coalición Cívica.
En el caso de la UCR fue la que posibilitó, nos guste o no, el triunfo del actual gobierno. Una circunstancial conducción partidaria por ínfima mayoría triunfó en Gualeguaychú (Entre Ríos) y permitió que toda la estructura nacional diera el triunfo al actual Presidente. A partir de allí, el propio Macri se encargó de señalar que no existía ningún gobierno de coalición ni cosa que se le parezca. La actual conducción radical hoy reclama mayor participación en las decisiones del Gobierno nacional. Al efecto, los casos más importantes son la elección de los ministros de la Corte Suprema; el blanqueo de capitales; la exorbitancia de las tarifas de gas, luz, transportes; la reducción de regalías a las mineras; el monstruoso endeudamiento externo producido en dos años y medio; la disminución del presupuesto universitario; la falta de políticas sociales; el alza imparable de la inflación y la venta de las acciones de Transener. Estos son algunos de los casos que los dirigentes radicales aseguran que no hubo consultas previas.
Deseo al Gobierno nacional la mejor de las suertes. En su suerte, está el destino del país.
Sin embargo, es preciso decir que la UCR debe rever su estrategia a corto plazo para que a través de su organismo máximo rompa el pacto que vincula a un partido neoliberal de profundas convicciones derechistas como lo constituye el PRO. Lo digo con el mayor de los respetos pero me pregunto: ¿Qué hace la UCR de más de 130 años al servicio del país, con un pensamiento social-demócrata, en una alianza que lleva a su desaparición a corto plazo? Ojalá me equivoque. Es que la filosofía que inspira al PRO no pasa por los partidos políticos, instrumentos de fundamental existencia en la República conforme al artículo 38 de la Constitución Nacional. A los gobernantes nacionales les da lo mismo incorporar a un peronista, a un radical, a un conservador o a un empresario. Ello constituye un boomerang para el propio gobierno pues no tiene un plan cierto.
Es el gobierno del día a día. De allí que los CEOS son los que fijan la política de precios, la quita de remedios a jubilados, las tarifas impagables que causan un daño cierto a los sectores medios que fueron los que le dieron el voto. Más aún, se ha producido una transferencia de ingresos de sectores populares a una ínfima minoría plutocrática. En definitiva, si la UCR no cambia su posición se consumará una auténtica sociedad leonina: solamente será socia en las pérdidas y pagará el costo político. Nada más apropiada que hoy la síntesis: "Es la economía, estúpido". Lo imparable de la inflación y la persistencia de la pobreza. Los escándalos off shore han convertido al gobierno, en un barco sin timón con rumbo de colisión. Se podrá decir que la UCR ha perdido la razón de su existencia. No lo creo, pero es mejor tener nuestra propia identidad, aun perdiendo elecciones en soledad.
Si no hubiera dicho estas cosas, los ilustres próceres de la UCR (cuya conducta e idoneidad al servicio del país no se discute, como: Alem, Yrigoyen, Alvear, Lebensohn, Larralde, Balbín, Illia, Alfonsín, Leopoldo Suárez, Santiago F. Llaver, entre otros), no me lo hubieran perdonado. 

martes, 20 de febrero de 2018

Comentario sobre la Movilización del 21F, y por qué voy



El 21 de Febrero hay una movilización en Buenos Aires, que tendrá réplicas en el interior del país, incluida Mendoza. Voy a participar y trataré de comentar las razones (y contra razones) para hacerlo o no.
En primer lugar está el origen de la convocatoria: el Gremio de Camioneros y su Secretario Hugo Moyano. No hace falta indicar los aspectos controversiales de esto, tanto desde las acciones del Sindicato, por ejemplo, para sacarles afiliados a otras Asociaciones, como las del mismo Hugo Moyano y su familia. En abril del 2009, en ocasión de conmemorar el Primer Congreso Nacional de Filosofía de 1949 como primer acto de festejo hacia el Bicentenario de la Revolución de Mayo de 1810, se realizó un acto en el Teatro Independencia (en esa época yo era funcionario de la UNCuyo), que fue presidido por el entonces Rector, Ing. Arturo Somoza, el gobernador de Mendoza, Celso Jaque, y el ministro de Educación de la Nación, Juan Carlos Tedesco, a quienes acompañaron en la cabecera el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, y varios expositores del ámbito académico.
Hubo en ese ámbito muchas críticas por su presencia, aunque explicamos que estaba relacionada con su rol institucional. Por supuesto, cabría un análisis más pormenorizado de este rechazo, también relacionado con una histórica visión de una parte de nuestra clase media urbana de los trabajadores, sobre todo organizados, a los que se los relaciona con el Peronismo. Me alcanza con mencionar el hecho como ejemplo de lo que genera Hugo Moyano. Sobre esta visión se ha montado el aparato comunicacional macrista para hacer algo que ha realizado con mucho éxito: hacer que la gente odie al que se opone a su política.
Ya lo he citado, pero es oportuno realzarlo otra vez: En su libro “El arte de ganar” el conductor de las campañas electorales del PRO, Jaime Durán Barba afirma: “El electorado está compuesto por simios con sueños racionales que se movilizan emocionalmente. Las elecciones se ganan polarizando al electorado, sembrando el odio hacia el candidato ajeno… Es clave estudiar al votante común, poco informado, ese que dice “no me interesa la política”… El papel de los medios es fundamental, no hay que educar a la gente. El reality show venció a la realidad…”
Dentro de esta visión tan pobre y terrible de la actividad política, se buscó –como a los mapuches, en su momento- descalificar a la clase obrera organizada y a sus conducciones: se los mostrado hasta el cansancio como aprovechados, vagos, corruptos, nepotistas, se los ha aprovechado para descalificar al Peronismo (dentro de esta corriente anti populista que abarca a América del Sur y otras zonas, motorizada por los medios corporativos y los equipos que usan las redes sociales para instalar sus noticias -muchas veces parciales, o sesgadas o falsas- y que se transformen en tendencia y se viralicen).
Ni por asomo estoy defendiendo a una dirigencia gremial a la que he criticado más de una vez, incluso hay casos públicos, como el de Marcelo Balcedo, pero rechazo la generalización del anti sindicalismo como estrategia política. He sido Dirigente gremial, y conozco a muchos sindicalistas que han dado mucho por sus gremios y la sociedad, incluso el trabajo y la vida, como fue durante el Proceso Militar. Hay una propaganda permanente del Gobierno contra el SUTE, por ejemplo, que no acepta que sus sueldos se desvaloricen –como mi Jubilación- y es justo, para que se los juzgue como anti Gobiernos, desestabilizadores, poco trabajadores, que se comen las tortitas de los alumnos y otras lindezas. Extrañamente, muchos de los votantes macristas, hacen suyas estas calificaciones.
En resumen, hay Gremios, sectores y personas que no van a acompañar la Movilización, o porque no quieren darle a Moyano un poder que va a utilizar para ganarles espacio en la conducción sindical y política, o por rechazo personal.
Ahora bien, esto no le quita valor a la Movilización. Hay muchos otros sectores (Gremios, organizaciones) y personas que vamos a participar por la justicia del reclamo, y para dar batalla a los avances del Gobierno, que nos han hecho retroceder como sociedad en la mayoría de los sentidos: Ley Previsional, uso de la Justicia para perseguir al opositor político, represiones excesivas e ilegales, etc.
Por eso, en el balance he decidido participar, porque hay mucha gente padeciendo por estas políticas gubernamentales, y eso hace secundarios los aspectos negativos (los reales, no los que muestran los medios) de la Movilización.
Voy a completar la entrada con las palabras de Ricardo Alfonsín, porque expresan con justeza por qué habría que participar. Opinó que "existen razones para manifestarse como que en el país hay un 30 por ciento de pobres, un 10 por ciento de desempleo, jubilaciones que no alcanzan para cubrir la canasta básica y que se les dice a los trabajadores que deben reducir sus salarios aceptando un 9 por ciento de aumento".
Por eso, voy a la Marcha del 21F.

martes, 13 de febrero de 2018

Θάνατος (Thánatos), la muerte


Vuelvo a mi blog, demasiado descuidado, es cierto, porque siento la necesidad de escribir sobre el tema del título.

Cuando niño tenía una relación temerosa con la muerte, no quería ni saber de ella. Cuando murió mi abuela paterna, no quise ni acercarme a su cajón, la miraba desde lejos, desde la puerta de una sala muy grande, típica de las casas antiguas. Así seguí bastante tiempo, aunque tuve que sobrellevar alguna muerte cercana, la fui llevando hasta que en 1973 le tocó a mi papá después una muy corta enfermedad. Además de quedar solo al frente de mi casa (soy hijo único), tuve que sentarme frente a ella, la Muerte. Ahora no era algo lejano, había entrado a mi vida, y se había llevado a mi querido viejo (durante mucho tiempo no pude cantar el tema de Piero sin que se me ahogara la voz). Ya no pude rechazarla como si no fuera a tener nada que ver conmigo, la acepté como parte de mi vida en un tejido largo, de mucho tiempo, en el que todavía ando. Es cierto que en ese camino he entrado por senderos desconocidos, he subido y bajado, pero la Muerte siempre ha estado ahí, como siempre donde está la Vida, compañera sutil y necesaria.

Esta semana tuve el impacto sorpresivo de la muerte de Liliana Bodoc, amiga de la vida, pero más de la Literatura, del mundo de la ficción, donde uno no sabe dónde empiezan y terminan las realidades, lo sutil y lo físico. La conocí por los Días del Venado, que hacía leer a mis alumnos. La llevé a dar charlas a la Escuela, para gusto y sorpresa de mis alumnos que quedaron fascinados con sus aportes. Seguimos en contacto, incluso con Jorge, su esposo, por sus actividades como Programador. Estuvimos almorzando con ellos, con mi esposa, en su casa de El Trapiche, en San Luis. El martes murió, y el golpe -para mí, como para tantos- fue enorme. No quiero caer en una nota póstuma más, porque hay varias muy buenas (recomiendo la de Página 12, del Domingo 11), porque quiero hablar de Thánatos, la sempiterna compañera de la Vida, de Eros, como las pulsiones de la muerte y la vida que caracterizó Freud.

Pero tampoco voy a atreverme a hacer comentarios desde el Psicoanálisis, sino quiero acercarme, rozar tal vez, algún esbozo del tejido ancestral de la vida y la muerte, ese que entendieron nuestros pueblos originarios. Para eso, voy a citar una poesía de Liliana:

La poesía
Liliana Bodoc

"Recuerdo muy bien aquel mundo de agua donde empezó mi vida. Lo recuerdo porque puedo imaginarlo, porque puedo conjeturarlo. Ese mundo de agua, redondo y sin fondo, donde adquirí mi forma fue la metáfora primera que conocí. Y el canal entre mi madre y yo, fue el primer verso.
Porque la poesía es una conjetura acerca de lo inefable. Un modo, quizás el único, de acercarse a las quimeras.
Recuerdo también el día en que mi madre se quedó parada a mis espaldas, mientras yo subía las escaleras de la mano de una mujer vestida con guardapolvo blanco. La mujer me dijo que no llorara, que iba a enseñarme a dibujar la letra m. Entonces, llegó de nuevo la poesía. Y entendí que el lenguaje puede ser la extensión del regazo materno.
También recuerdo cuando ocurrió al revés, y fue mi propio vientre una metáfora de agua.
Puedo recordar cuando yo fui la madre detenida a espaldas de mi niña. Aquella vez, regresó la poesía a explicarme los sentidos del tiempo. Hoy recuerdo mi muerte.
Puedo recordarla porque puedo imaginarla, puedo conjeturarla.
Si en ese trance consigo aceptar que es nuestro deber dejar sitio a los otros, entonces la muerte no será más que la mejor metáfora del amor."

Esa es la metáfora que escribió Liliana, su última poesía en este plano físico, y la primera de su trascendencia insondable. Su hijo, Galileo, lo entendió así, y escribió:

"La Madre de los Confines no murió. Mi madre, que también fue madre de los olvidados, de los marginales, de los tristes, madre de las víctimas, de los desvalidos, de los huérfanos... esa madre no es capaz de morir. Su alma tan crecida, tan repartida entre todas y todos los que necesitaran un poquito de ella, ya no entraba en un cuerpo humano. Ese corazón qué bombeaba amor para los demás ya no era capaz de albergar tanta generosidad. Liliana Bodoc, nuestra madre, debió abandonar un cuerpo que ya le quedaba chico. Estalló y se volvió expansiva para meterse dentro de todas y todos nosotros para siempre. Para darnos la fuerza suficiente de continuar su incansable lucha contra el odio eterno. Su voz cálida seguirá resonando en nuestras almas, recordándonos que cuando las mujeres y los hombres cantan, el odio retrocede.
Hasta siempre mamá, gracias por la vida y por tu revolución. Te prometo que después de esta tristeza brutal seguiremos cantando y riendo por vos."

En la Edad Media se hablaba de dos tipos de trascendencia: la del alma, según la concepción católica, y la de la fama, la vida que pervive en aquellos que nos conocen. La del escritor es otra: la vida que nace cuando lo leemos, y de esa está hablando Galileo. Pero Liliana fue más allá: entretejió su ficción con el pensamiento ancestral de nuestros pueblos originarios. 

Entonces no sabemos qué conjetura está viendo ahora, su mundo se ha ensanchado e integrado en la vida de su clan, de su pueblo, del Universo. Nos hemos quedado acá, pero sentimos su presencia; estamos muy tristes, es inevitable, pero sabemos, por fe y esperanza en su sentido más primigenio, que el camino conjunto continúa, de manera sutil y excelsa.


Acá vamos.

domingo, 14 de enero de 2018

Mañana llega el Papa a Chile, no creamos lo que no es verdad



No es nueva la campaña anti Francisco en la estrategia comunicativa del macrismo, en búsqueda de imponer su "pos verdad". El término pos verdad se refiere a toda información o aseveración que no se basa en hechos objetivos, sino que apela a las emociones, creencias o deseos del público. Desde el 2003 la RAE tiene registros de esa palabra, pero el auge de su uso desde la política es mucho más cercano. En su libro “El arte de ganar”, el conductor de las campañas electorales del PRO, Jaime Durán Barba, afirma: “El electorado está compuesto por simios con sueños racionales que se movilizan emocionalmente. Las elecciones se ganan polarizando al electorado, sembrando el odio hacia el candidato ajeno… Es clave estudiar al votante común, poco informado, ese que dice “no me interesa la política”… El papel de los medios es fundamental, no hay que educar a la gente. El reality show venció a la realidad…”

¿Cuál es la pos verdad que el macrismo quiere imponer? Hay que ir a una estrategia más amplia de lo comunicativo para entenderlo. En ella aparece claramente una descalificación del populismo en general, y en particular del peronismo. No es el lugar para teorizar al respecto, pero es incorrecto que se lo incluya en esa generalización, incluso habría que desarrollar el término populismo, ya que no es un concepto unívoco, con versiones diversas en el tiempo y el espacio.

Es al Peronismo al que se quiere atacar, porque comprenden con claridad que es el único que podría oponerse con eficacia a la imposición de su modelo político y económico sujeto a los criterios del FMI y de los grupos corporativos. 

De hecho, lograron ganar las elecciones, pero tienen que consolidar el proyecto. La ley previsional, injusta e ilegal, es un ejemplo de esto, y ahora van por la ley laboral. La ofensiva jurídica, que nos ha sacado del estado de Derecho, es el ariete de esta avanzada, pero se necesita que la gente odie a los que pueden oponerse a su política, como dice Durán Barba. 

¿Por qué Francisco? Primero, porque, hoy, es la máxima referencia mundial de oposición a este modelo consumista y explotador, y somos muchos los que tratamos de apoyar sus palabras y propuestas, en Argentina y en el mundo, ante la ausencia de líderes políticos que defiendan los intereses del pueblo; segundo, porque quieren reducirlo a la categoría de puntero político de las villas de la CABA. Si la gente piensa que es peronista, lo descalifica como Papa, y descalifica al Peronismo. 

Hoy esa campaña está en su apogeo por la presencia del Papa en Chile: algunos medios, como los del Grupo Vila (Radio Nihuil y el UNO, por ejemplo) la están desarrollando con ferocidad. Es el caso de Andrés Gabrielli, al que escuché ayer en La Conversación y leí su nota en el UNO. Se montan en un sentimiento de frustración de mucha gente por la no venida del Papa a Argentina, que es comprensible, sobre todo porque no conocemos, en general, las razones para no visitar nuestro país, su Patria. Conozco lo suficiente a la Iglesia para estar seguro de que no es porque sea Macri el Presidente, y como es Peronista, no quiere venir. Creer esto es infantil, y solo se entiende después de leer lo que dice Durán Barba arriba. El Papa toma las decisiones que cree convenientes como Papa, ya ni siquiera es Bergoglio, es Francisco.

Hay que reconocer que siguen teniendo éxito en imponer su pos verdad y que uno se encuentra con bastante gente que habla muy mal de Francisco, además de los anticlericales, por supuesto. Mucha información hoy tiende a mostrar que a la gente no le interesa la visita del Papa. Difícil es saber cuánta de esa gente ha llegado a pensar esto por la influencia de los medios. Lamentablemente, creo que es mucha.

También se le atribuyen al Papa voceros que no lo son o ser el autor oculto de medidas o palabras de otras personas. Es cierto que nadie tiene por qué conocer mundo eclesiástico, mucho más, cuando no es tan público, pero sería esperable más sentido común y/o buena voluntad para analizar las acciones de Francisco.

Andrés Opazo, doctor en Sociología por la Universidad de Lovaina, Bélgica,  explica así que el Papa no haya venido a Argentina aún:

"Francisco visita a las regiones más afectadas por la violencia, la discriminación y la pobreza: Egipto, República Sudafricana, Bangladesh, Birmania, Colombia, Bolivia, entre otras. Hasta hoy no ha viajado a Europa, salvo a Fátima". El cardenal Bergoglio fue elegido Papa para reformar la Iglesia, una misión casi imposible para un humano."

Voy a citar un fragmento de la siguiente nota: Las erróneas interpretaciones del
mensaje del Papa (Domingo 14 de eero de 2018, Víctor Manuel Fernández, Rector de la Universidad Católica Argentina (UCA) para La Nación)

"... Hoy, con Francisco, la Iglesia goza de una inédita libertad de expresión y no es necesario estar pensando qué diría el Papa para poder opinar. Ahora muchos católicos pueden tratar irresponsablemente a Francisco de hereje o de cismático, sin que les llegue siquiera un pedido de aclaración desde el Vaticano. Pocos años atrás recibíamos sanciones graves por mucho menos.
De todos modos, cualquier opinión que defienda los derechos de los más débiles podrá tener semejanzas con el mensaje de Francisco, que siempre habla desde las heridas de los más frágiles. Es improbable que él se dedique a reclamar a favor de las grandes empresas o de los poderes concentrados, por más racionales que suenen. Los poderosos ya tienen recursos de sobra para defender sus intereses y difundir su visión de la realidad. Los débiles de este mundo ya escucharon muchas veces que hay que seguir esperando.
Es en la sociedad civil donde han crecido la intolerancia y nuevos modos de censura. Por eso muchos optan por no opinar acerca de graves temas sociales, porque opinar es verse expuesto a una catarata de descalificaciones y de sospechas.
Esto no le hace bien a nuestro querido país. Solo empobrecerá más y más el ya limitado debate público, y no habrá progreso económico que supla la decadencia cultural y social."

Tengo bastante en claro que es poco probable que la mayoría de los que están inmersos en la Matrix macrista, vayan a cambiar de opinión por leer esta entrada, pero creo que hay que insistir en la verdad, para que estos mensajes destinados a la capa reptiliana de nuestro cerebro no tengan éxito, y que se haga verdad la afirmación de Durán Barba de que somos simios ignorantes.

lunes, 8 de enero de 2018

El proyecto económico de Macri

Me cuesta bastante encontrar tiempo para escribir en mi blog, y este tema me anda rondando la cabeza desde hace un buen tiempo, aunque, a medida que este pasa, los elementos de juicio aumentan, siempre en la misma dirección.
Soy profundamente crítico –y ya lo he manifestado varias veces, así que no abundaré sobre esto- del modelo económico neoliberal que está instalando el macrismo, sin mayor originalidad, porque es el que –en distintos grados y estadios- aplican la mayoría de los Gobiernos latinoamericanos (Chile, Perú, Colombia, México –sí, la incluyo, porque, a pesar de todos sus situaciones, pertenece a Latinoamérica), o la Comunidad europea).
El punto de análisis que me gustaría plantear tiene que ver con la validez de la propuesta desde lo conceptual. En realidad, no lo haré desde una visión economicista, porque no tengo idoneidad sobre el tema, sino intentando lograr cierta comprensión política del proceso. De todos modos, he leído lo suficiente como para ver que, cuando se habla de neoliberalismo, no nos encontramos frente un concepto unívoco, sino a uno que provoca diferentes interpretaciones, críticas y alabanzas.
Otro tema de análisis es la aplicación del plan, no porque el Gobierno no tenga una decisión muy clara de terminar con lo que llaman populismo, al que consideran el cáncer de la Argentina. Es claro que hablan del Peronismo, y han logrado que una buena cantidad de argentinos (por supuesto, están incluidos los tradicionales antiperonistas) compartan esta visión descalificadora del populismo, término por lo demás, usado genéricamente, con poca precisión histórica y conceptual, pero eso no tiene mayor importancia, porque lo que importa no es la verdad, sino lo que la gente crea, o mejor, sienta, que es a lo que se llama pos verdad.
La mayoría de los países arriba mencionados han adoptado este modelo político económico bastante antes que Argentina. Un ejemplo claro y cercano es el de Chile, que lo empezó a poner en práctica con la dictadura de Pinochet, y que no se movió de él –salvo algunas modificaciones más cosméticas que otra cosa- ni siquiera con Gobiernos socialistas como el de Bachelet. Si queremos poner otro ejemplo, consolidado y desarrollado, podemos citar a Australia. Cuando alguien quiere denostar al Peronismo (lo he escuchado y leído) dice que, si no fuera por este, seríamos como Australia.
Tampoco entraré en la discusión sobre si esto hubiera sido mejor para Argentina: de hecho, cuando miro a Chile, nuestros vecinos, país al que he viajado desde los once años, o sea, desde hace setenta años, digo que no quiero ser como ellos, aunque están considerados por el establishment como el país top de Sudamérica.
Mi planteo es que el macrismo elige este modelo, en parte porque detesta al Peronismo, y todo lo que significa como proyecto político (recordemos sus tres banderas: la justicia Social, la Independencia Económica y la Soberanía Política), pero también porque es la exigencia de los organismos internacionales que le aseguran el crédito para vivir, aunque Macri diga que no quiere tomar deuda: léase, Educación desregulada, Salud pública mínima, Jubilación privada, todo lo que permite a las Corporaciones hacer negocios fabulosos, aunque sea a costa de la calidad de vida de la gran mayoría de Sociedad, etc. Las recomendaciones del FMI, que son públicas, y sin ninguna vergüenza, me inhiben de otros ejemplos.
El tema es que Argentina es distinta, justamente porque existió el Peronismo, y hay un sistema de salud y Universidades públicas, y una clase media que, aunque haya olvidado de dónde vino, no va a aceptar fácilmente perder un standard de vida, único en muchos sentidos, en Latinoamérica. Muy a pesar de mí, no avanzaré en estas reacciones, ya visualizadas en la última época, porque no deseo que lleguemos a situaciones críticas, que ya viví varias veces en mi patria.
Además de las situaciones presentadas más arriba, hay otro problema: ¿no estamos subiendo tarde al tren? Es cierto que la mayoría de los trabajos sobre el Capitalismo, desde que surgió a mediados del siglo XIX, son teorías de la crisis, por lo que parecería poco serio augurar su fin, pero ahora hay agravantes, y como dice un autor, alguna vez llegará tarde la caballería.
De hecho, esos salvatajes han dejado huellas profundas y graves en la sociedad. Basta con recordar la crisis europea del 2008 para comprenderlo. Las guerras injustas –como toda guerra, por lo demás- hacen del mundo un escenario cada vez más violento e impredecible. Lo mismo sucede con la conducción política de los países, cuestionadas por sus malas gestiones y su corrupción: citar a Trump es casi un exceso, pero es un factor central del sistema actual.
Collins está convencido de que “el desplazamiento tecnológico de la mano de obra” habrá acabado con el capitalismo, con o sin violencia revolucionaria, a mediados de este siglo, antes de ser derribado por una crisis ecológica en principio igualmente destructiva y definitiva, siendo esta opción más probable que la hipótesis de las burbujas financieras que son comparativamente más difíciles de predecir. (¿Cómo terminará el Capitalismo?, Wolfang Streeck, 2016, p. 24). El hecho es real, aunque sea un augurio no comprobable, y creo esta decisión de Macri -escondida falazmente, por lo demás, en la campaña, y aún ahora-, es mala, por incorrecta y extemporánea, y la pagaremos caro, nosotros, y nuestra descendencia.
Francisco en un Discurso a los movimientos populares en Roma (Hechos e Ideas, Junio – Julio 2017, Nº 3), dijo: “en nuestro último encuentro en Bolivia con mayoría de latinoamericanos hablamos de la necesidad de un cambio para que la vida sea digna, un cambio de estructuras; también de cómo ustedes, los movimientos populares son sembradores de ese cambio, promotores de un proceso en el que confluyen millones de acciones grandes y pequeñas encadenadas creativamente, como en una poesía, por eso quise llamarlos “poetas sociales”; y también enumeramos algunas tareas imprescindibles para marchar hacia una alternativa humana frente a la globalización de la indiferencia : 1. Poner la economía al servicio de los pueblos; 2. Construir la paz y la justicia; 3. defender la Madre Tierra.”

Este debe ser nuestro destino, el que plantea Francisco, que tal vez represente la única oportunidad que se visualiza hoy, para defender un mundo que valga la pena ser vivido.

sábado, 9 de diciembre de 2017

Tenemos que entender la realidad, nos va la vida en ello

Ayer mi querida amiga Ana Andrada me hizo llegar este video. Me hubiera gustado poder decir estas cosas de manera tan clara y rotunda como el expositor, pero, como no ha sido así, voy a dedicar esta entrada solo a compartirlo, sin comentarios.

Los que valoren mis aportes lo mirarán, y nada más pretendo; los que no, no le darán importancia, y, entonces, ¿para qué decirles algo?

Los que lo miren y no le den importancia (lamentablemente, creo que habrá varios) sepan que estoy haciendo esto por un deber de conciencia: estamos en rumbo de colisión. Si quieren hacer como los músicos del Titanic, tienen derecho.

Y a los que crean que, a pesar de la inferioridad de medios, hay que pelear porque el mundo no sea manejado así, los invito a la organización y construcción solidaria de mejores alternativas.




lunes, 27 de noviembre de 2017

Reforma previsional: para entender lo que nos espera




http://losandes.com.ar/article/view?slug=jubilados-otra-vez-el-pato-de-la-boda

Esta imagen y el texto del link de la Nota de Opinión del Diario Los Andes de hoy me llevó a volver a escribir una entrada en mi blog. Tengo una motivación adicional: mi esposa y yo somos jubilados, o sea que estamos hablando sobre nuestro futuro, y el de mis hijos y nietos (la mayoría docentes). En realidad, estábamos tranquilos con Jubilaciones razonables, con el conocimiento de que había un Fondo de Garantía de Sustentabilidad. Sin embargo, esta merecida tranquilidad se ha visto alterada por el plan económico del macrismo al que, por alguna cosa que hemos escuchado, le parece mal que los Jubilados y Pensionados tengamos una vida digna (Basavilbaso dice que ganamos más que en Finlandia).

No voy a opinar más, eso lo hará cada uno/una después de leer la nota, que es muy objetiva, sin casi juicios de valor. Por supuesto, para eso deberían tener interés en saber qué está pasando y qué va a pasar con ese y varios temas que tienen que ver con sus vidas y las de su descendencia.

El otro día Novaresio le hacía una entrevista en su programa a Jorge Rial. Sería difícil catalogarlos de pro kirchneristas, pienso; en cierto momento Rial dijo que le resultaba extraña la actitud de un sector de la sociedad que, aunque confesaba que estaba peor que antes, que había tenido que dejar de hacer cosas por la situación económica, tenía esperanzas de que después le iba a ir mejor. Rial lo calificaba como una visión mesiánica del macrismo. 

Varios de mis amigos/as (en general, ex compañeros/as de trabajo) y parientes están dentro de este sector. Si les digo, como a veces he intentado, que no tienen que mezclar su anti kirchnerismo con la defensa de sus intereses, que hay una aceitada campaña con el fin de instalar pos verdades que no son la verdadera realidad de Argentina, recibo comentarios hasta descalificadores, y destratos, acusándome de no recordar todas las cosas que hizo mal el kirchnerismo.

Me llama la atención que no digan nada, que crean que la Reparación Histórica es verdad, que crean que vamos bien y que hay motivos para creer que el futuro será mejor contra todos los indicadores económicos negativos (inflación, deuda externa, recesión (sí, estamos en recesión)). Tendrían que estar reclamando, hasta en la calle, para que los legisladores nacionales que están tratando el proyecto de ley que les va a cambiar la ecuación del cálculo de la jubilación, lo hagan defendiendo los intereses de la sociedad y no los arreglos que han hecho con el Gobierno, y que van en contra de esos intereses. Por supuesto, incluyo a los peronistas, de nombre por lo menos, y radicales, que han olvidado los valores de las banderas que representan, y deberán dar cuenta de sus traiciones.

Por eso, subo esta nota, para que, por ahí, alguno/a se da cuenta de esto que he empezado a llamar la Matrix macrista.

Mi temor es que algún día se caiga el sistema, desaparezca la Matrix y se encuentren ante la dura realidad, cuando sea demasiado tarde para modificarla.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Un comentario a partir de lo de Nisman


Desde que salió la primera noticia sobre que se entregaría el informe de Gendarmería en el que se determinaría que el Fiscal fue asesinado, pensé en escribir algo, pero me está costando dedicar tiempo a una tarea que, pienso, es bastante infructuosa: pelear espacios de comunicación tratando de comentar temas que ayuden a la gente a entender mejor la realidad. 

Para explicar esto que digo, citaré algunos posteos que origina Patricia Slukich comentando la noticia de abajo: 


Clarín remarcó que Indalo vendería sus medios a Terranova:

P. Slukich: Si esta noticia es cierta (casi -casi, eh- puedo confirmar que sí) terminará cristalizándose el proceso que comenzó hace unos años del pensamiento único massmediático en la Argentina. Solo quedarán, para hacer PERIODISMO, los espacios residuales y marginales del sistema mediático.

Agrega:  "En términos más sociológicos la cuestión sería: si los medios no sólo son agencia (actores conscientes, troqueladores de la agenda pública) sino también reflejo del estado de conciencia y organización de grupos sociales, entonces ¿cuál es la representación en la institucionalidad de los medios del 65% de los argentinos que no vota a Cambiemos (y que, huelga decirlo, excede con creces al kirchnerismo)? ¿acaso no es ese un mercado de puntos de vista, de ideas y de identificaciones más vasto que el que interpelan Indalo Media y el Grupo Octubre en el sector de medios comerciales masivos? ¿cómo gestionan estos grupos, variopintos y heterogéneos, lo que Aníbal Ford llamaría sus necesidades sociales de infocomunicación?", escribe Martín Becerra

Lilian Modon: pareciera que quieren invisibilizar a los que no consumimos Tinelli, Susana, Mirtha, TN, Intratables y toda la tele cosificante que te bombardea cada día. Ni en mis peores desvaríos pensé que viviría esta pesadilla y que los medios de comunicación alcanzarían un poder de tal magnitud.


No es fácil juntar fuerzas para intentar pelear contra esto, pero, también actúa el convencimiento de que hay que dar pelea. No podemos aceptar que el sistema de vida por el que hemos luchado siempre y nos ha costado mucho, sea destruido por estos proyectos neoliberales -en apariencia, porque en realidad son el intento de las Corporaciones de concentrar el poder suficiente para seguir desarrollando sus proyectos económicos a costa de la pobreza de la enorme mayoría del mundo.

Es la libertad, la real, no ficticia, la que está en juego, y hay que luchar con ella. Tengo setenta y un años, y no pensaba que tendría que seguir en la brecha que elegí desde los dieciocho años, la de los que tienen menos, la de los oprimidos, pero no tengo dudas: hay que pelear por nuestros derechos, porque vienen por todo, aquí, y en otros países, como en Brasil.

Después de que leí algunas cosas de lo mucho que se escribió cuando murió Nisman, llegué a algunas conclusiones, seguramente obvias, pero que quiero reflotar en estos momentos en que se volverá a lanzar un enorme ataque mediático a partir de este tema, y en medio de la campaña pre electoral.

Primero, me pareció más verosímil que lo hubieran matado que se hubiera suicidado, porque era evidente que había sido un trabajo de gente de los Servicios de Inteligencia (no digo de los Servicios porque no sabemos cuánto tuvo de institucional); por lo tanto, este resultado de Gendarmería no me resultó sorpresivo.

Segundo, el entramado de la historia de Nisman y de su muerte me pareció tan complejo que no estimo probable que sepamos la verdad: la misma causa AMIA, los pagos recibidos por el Fiscal, la actuación de personajes importantes de Israel (pagos incluidos), el rol de Lagomarsino, de la madre de Nisman, de su esposa, el tiempo pasado con la investigación, las inconsistencias del informe que habría causado su muerte, los personajes como Stiusso y otros miembros de los Servicios. Agreguemos la impericia con que se hizo la investigación de su muerte, por incapacidad, o intención (es inevitable pensar en el caso de la desaparición forzosa de Santiago Maldonado), los intereses internacionales, entre otras cosas, y no creo fácil que nos enteremos de lo que sucedió con Nisman.

Tercero, alrededor de esta muerte se desarrollaron relatos -y post verdades- interesados, para los que la situación original solo tenía valor relativo, y mucho de lo que conocemos hoy tiene que ver con esa construcción, en definitiva ficticia, que hoy reemplaza a la realidad verdadera, que ya no importa mucho, ya que lo que interesa no es lo que pasa o pasó, sino lo que se presenta y cree la sociedad, que deviene en verdad, porque a partir de esas creencias toma decisiones y partidismos.

Cuarto, no me parece casual que, justo, justo, el informe sobre Nisman salga cuando la evolución del caso de la desaparición forzosa de Santiago Maldonado hace insostenible todo lo que ha hecho el Gobierno desde el Ministerio de Patricia Bullrich, la actuación de Gendarmería y de la Justicia (bueno, es el nombre común, ¿no?).

Hoy se escuchan audios que incriminan a los Gendarmes, sacaron de la causa al Juez Otranto, se sabe todo lo que está haciendo Lewis y Benetton para echar a los mapuches y consolidar su propiedad sobre ese territorio argentino. Si analizo todo esto desde los planteos con que comencé la entrada, no es de extrañar que mucha gente va a hacer suyo que a Nisman lo mató Cristina, como dijo Lilita Carrió, con la inimputabilidad que detenta, que los mapuches son fuerzas de tareas formadas por las FARC, el ISIS -hoy el impresentable Pichetto agregó a Sendero Luminoso y habló de proto montonerismo-, aunque haya cosas absurdas que cualquier persona sensata, con un mínimo de información rechazaría, sin dudar.

Esto lo escribo para ese 65% de argentinos que no comparten el proyecto político profundo (el de verdad, no el de las mentiras cotidianas) del macrismo que quieren un país bueno para la mayoría, y lo hago porque creo que es parte de la obligación que marca mi puesto de lucha por una Argentina justa, libre y soberana como marcan mis convicciones peronistas, junto a todos y todas los /las que profesan una vocación progresista.

Seamos conscientes de que todavía somos muchos, pero una minoría poderosa nos está quitando las conquistas que supimos conseguir.